Pez oseo – Balistes capriscus – Gallo cochino

Parece un pez tranquilo y manso (y lo es), pero siempre hay que mostrarse prudente ante los posibles mordiscos.

Sus dientes de loro pueden producir heridas muy desagradables, llegando incluso a arruinarnos un maravilloso día de buceo.